lunes, 5 de octubre de 2015

Déjate llevar

Casi año y medio me ha costado llegar a asentir esta afirmación.
Déjate llevar.
Pierde la cabeza.
Fúndete con ella.

Los mejores consejos que nadie os podrá ofrecer como madres.
Y es que no hay más.
No existe otra forma de vivirlo.

Deja atrás tu antiguo yo.
Acepta el renacer.
Deja de repetir que debes tomar las riendas.
Ya no hay tales riendas.
Ya no hay vida de la que tomarlas.

Limita los deberes.
La decoración está muy bien, es una afición que tenemos en común.
Pero lo práctico, lo práctico es tu summum.

Es fantástico limpiar la casa en 4 horas y dejarla perfecta.
Te libera la mente, puedes verlo todo mejor.
Pero eres madre
Las 24 horas
No es algo de lo que se tomen paréntesis.
No digo que no puedas descansar, digo que debes dejar de pensar que la vida comienza cuando duerme la siesta.

No necesitas ir al gimnasio, no necesitas hacer dieta.
Nunca más te importará de la misma forma la cifra que marque la báscula.
Y lo digo yo, que he luchado años con esos demonios.
Come sano, múevete, porque ella hace lo que tú haces,
pero deja atrás esas obsesiones que son lastres
que no son más que una forma de la sociedad para esclavizarte.

No necesitas plancharte el pelo y maquillarte.
Date crema, date un base, ponte khol.
Pero date cuenta de que los besos llenos de baba de tu miniyo caerán sobre un producto de Lancôme en lugar de caer en tu piel...
Quizá ha llegado el momento de aceptar que esa onda que hace tu pelo cuando se seca al viento puede ser muy bonita.
Y que te has equivocado haciéndote uno de esos cortes modernos que te obligan a repasarlo a diario...

Acepta tu renacer, abrázalo.
Te ha librado de todo lo accesorio.
Te ha sacado la luz interior.
Sólo debes potenciarla un poco. Quizá unos polvos de colorete...

Deja atrás la adolescencia
Me dirás que la has dejado muy atrás... te dirá que quizá no, yo misma era adolescente hasta hace nada.
Una adulta adolescente, llena de miedos, de necesidad de aceptación grupal, de buscar culpables y dramatizar...
Crece, sé tú misma. Resuelve tus conflictos inacabados.

¿El trabajo es tan importante? ¿Es tu vocación? ¿O quizá no la has encontrado?
¿Sólo es una cuestión económica? ¿Te realiza?
todas las opciones son válidas
Pero es posible que las respuestas hayan cambiado
Permítete que sea así.

Nunca olvides que Ella eres tú
Forma parte de ti
Está demostrado que sus células viven en tu cerebro

Deja que te transforme
Tienes el papel más importante del mundo
Formas personas
Las lanzas al mundo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado, compártelo