martes, 2 de junio de 2015

Actividades con Basmati: natación para bebés

Si hay una actividad que siempre he querido hacer con Basmati, desde que estaba embarazada, es la natación para bebés.

Quizá hayais visto esta web donde explican muy detalladamente los beneficios de practicarla. Personalmente y a corto plazo, ya que cuando escribo este post Basmati tiene 13 meses, sólo puedo deciros que he notado que tiene fuerza y agilidad. Mucha fuerza en las piernas, la verdad, ya desde que empezó a gatear noté que tenía mucha fuerza como para no haber gateado antes... y es que ella en la piscina no para de moverlas!

Empezamos en la piscina cuando Basmati tenía 6 meses. Esto suele ser lo habitual, pero por los seguros y normas de las piscinas, ya que por poder, pueden ir desde mucho antes. Por poneros un ejemplo en las clases conocí a una madre que venía de vivir en Peru y allí su niño había empezado la piscina con 1 mes.

En esta piscina donde vamos nosotras los admiten desde los 4 meses, así que preguntad ya que quizá estáis esperando meses que ya podríais estar nadando ;)

Es muy importante elegir una piscina con el tratamiento adecuado. Si habéis visto la página que os enlazaba en la cabecera, habla de que el tratamiento tiene que ser con la mitad de producto que la piscina de los adultos. Yo añadiría más y os recomendaría buscar piscinas tratadas con otros metodos. Lo mejor son las piscinas tratadas con ozono. La piscina a la que llevamos a Basmati está tratada con bromo, que como veis aquí no irrita los ojos ni las mucosas, muy importante para los peques :)  

Como os decía, empezamos con 6 meses. A Basmati la verdad es que le agradó la piscina desde el principio, pero los primeros meses se le hacían largos los 45 minutos. Llegaba al fnal ya un poco desesperada. 

Cuando volvimos de vacaciones de navidad y ella tenía ya 8 meses fue el amor total por el agua. Dejó de hacérsele largo y empezó a disfrutarlo al 200%, convirtiéndose en la pececilla que es hoy en día, que la sientas en el bordillo y se tira de nuevo a dentro!

Si estáis pensandooslo os voy a contar más o menos qué hacemos en una clase normal.

Nos metemos en el agua con los peques así sin nada más que su bañador y su gorro y damos unas primeras rondas de reconocimiento. Salpicamos, nadamos adelante y atrás... (nadar hacia atrás es algo realmente impactante, los bebés tienen una densidad diferente a la nuestra y flotan mucho mejor, tanto que podéis llevarlos simplemente con la mano en la nuca).

Solemos hacer juegos en los que hay que coger juguetes en un lado de la piscina y llevarlos al otro.



Acabado este juego les ponemos uno de estos churritos que veis en las fotos, con el que hacemos de nuevo varias vueltas a la piscina, haciendo eses para que muevan las piernas, perseguimos pelotas, aros... o como en esta ocasión jugamos con regaderas o vasos agujereados. Con esta actividad solemos repetir tirarles una buena cantidad de agua por la cabeza, ya que con esto mueven las piernas rápido por instinto y en ese momento los movemos nosotros rápido, para que asocien el movimiento de las piernas con el desplazamiento.



Para acabar la clase volvemos a nadar con ellos "a pelo". En este momento aprovechamos para practicar saltos desde el bordillo, inmersiones, juegos en el tobogán y finalizamos con juegos en una colchoneta.




Si estáis embarazadas, vuestro peque está en la edad adecuada... no dudéis, no tengáis miedo que además nunca haréis nada de lo que no esteis seguras... y animaos! Quizá tengáis vosotros también un pequeño pececillo :)

Otras actividades con Basmati: Música para bebés





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado, compártelo