viernes, 1 de mayo de 2015

Basmati de 2 a 4 meses

Como conté en mi anterior post los primeros meses de vida de Basmati la verdad es que me resultaron bastante infernales. A los 2 meses me sentía superada. No podía hacer nada que no fuese atenderla. Sabía que ser madre era sacrificado, pero aquello superaba todas mis expectativas.

La gente más cercana me hablaba de los bebés de "alta demanda". Os dejo un enlace al respecto . Esta misma gente en la mayoría de los casos eran madres de bebés de alta demanda y me decían que saber que no estaban solas las hacía sentir mejor. Yo os seré sincera, no me tranquilizaba en absoluto saber que Basmati era un bebé de alta demanda. Es más, me agobiaba todavía más viendo como para esas madres la vida seguía siendo igual de dura a pesar de pasar el tiempo, incluso los años.

Por "suerte" Basmati dio un gran cambio en este período de tiempo que os hablo. No puedo asegurar a día de hoy que es un bebé normal y corriente, no es nada "cojín", sigue siendo muy intensa y necesita mucha atención, pero no creo que encaje en al definición del Dr. Sears.

El gran cambio: la vista


Habréis leído en los típicos newsletter a los que todas estamos suscritas que los bebés no ven a más de 20 cm. aprox. de distancia mientras son recién nacidos. Reconocen a sus padres a la distancia justa desde los brazos donde están hasta su cara. Lo cual implicaba para Basmati que todo lo que fuese estar a mayor distancia que esta era terror.

Recuerdo perfectamente que de pronto un día me di cuenta de que veía. No sé si porque empezó a mover los 2 ojos de forma coordinada, si porque no se durmió a la teta o porque siguió algún juguete, pero ese día empezó a cambiar todo. Y recuerdo que fue en torno a los 2 meses.

Le compramos un móvil para la cuna y podía quedarse en ella viéndolo mientras yo hacía la cama. Quizá os parezca poco tiempo, para mí fue el principio de retomar mi vida. Podía dejarla otro pequeño rato mientras consultaba el e-mail e incluso más adelante dejarla en la hamaquita, sentada frente a la ducha mientras yo me duchaba.

El segundo gran cambio: el osteópata


Siempre digo lo mismo. Yo no puedo asegurar que fuera el osteópata, quizá sólo fue el tiempo. Pero las cosas fueron así. Tendría Basmati unas 7 semanas cuando vino a visitarme una amiga que también es madre, nuestros hijos se llevan 11 meses. Esta amiga me recomendó llevar a Basmati al osteópata, simplemente por hacerle una revisión y comprobar que todo estuviese bien, ya que varias amigas suyas habían comprobado que era lo mejor contra los cólicos.

Realmente en aquel momento Basmati no sufría de cólicos como tal (3 horas, 3 veces a la semana...) pero sí que había leído más de una vez que si a pesar de haber comido, estar en contacto piel con piel con la madre... el bebé lloraba lo mejor era llevarlo al osteópata porque algo pasaba.

Pues la llevé como digo sin fe ciega ni nada parecido. El osteópata, un chico muy simpático me dijo que necesitaba 2 o 3 sesiones, que la ventosa era lo que le estaba pasando factura y que eso podría eliminarme la "hora bruja". Finalmente fueron 3 sesiones la 1 y la 2 separadas entre sí 1 semana y la 2 y la 3 quince días. El día antes de la sesión 3 creo que Basmati rondaba los 3 meses y se durmió por primera vez a las 22 h. sin hora bruja. Desde entonces ya para siempre. Se duerme a las 21/22 h. Otro de los grandísimos cambios para recuperar un poco de vida, ya que esas horas desde que ella se dormía hasta que me dormía yo me daban la vida.

El tercer gran cambio: el sueño


En este período se dieron 2 grandes cambios en cuanto al sueño. El primero fue algo que leí. El sistema "NAPS". No os puedo enlazar porque por más que lo he intentando no he conseguido nada al respecto, si tenéis información podéis ponerme en comentarios y mi sabiduría y yo os lo agradeceremos.

Leí sobre este sistema en un comentario de uno de los grupos de facebook en los que estoy. Decía que los bebés duermen cada hora y media. Hablaban de que la ventana de oportunidad era de 5 minutos. Es decir, había que prestar mucha atención a la hora en que se despiertan, entonces calcular hora y media e intentar con todas tus armas que se durmiese en ese momento ya que si no lo conseguías tu siguiente oportunidad era hora y media después, es decir, a las 3 horas desde que se había despertado.

Me pareció algo muy interesante y lo puse en práctica con muy buenos resultados. Tuve que hacer pequeños ajustes, por ejemplo a la primera siesta era algo menos que hora y media a la ultima algo más... pero lo dicho, me sirvió de mucho, Por un lado para poner orden en el caos y por otro para ser más consciente de las señales de sueño que Basmati me daba.

Por otro lado, superada la última crisis de lactancia que de verdad noté, es decir la de las 6 semanas (que la superamos a las 8 largas creo recordar...) volví a darle pecho tumbada en cama. Le daba al despertarse, le daba al dormirse... y a veces en medio le ofrecía también... es decir... cada 40 minutos? puede ser, pero fue lo que me sirvió... Basmati siempre ha sido de comer poco y cada poco. Aunque esto también mejoró, lo veremos en el siguiente periodo.

Como decía, le daba pecho tumbada en cama al dormirse y sólo con eso ya se dormía, sin necesidad de pasearla ni cantarle. Era genial, Pero más genial aún fue el día que descubrí que me podía ir. Tenía que esperar un tiempo prudencial, que la verdad cada vez fue menor... y tenía que volver cada hora más o menos a lo que nosotros llamamos "reengancharla", que es darle teta hasta que se vuelva a dormir (o se active y entonces se acabó la siesta). Cuándo sucedió esto? Pues de nuevo entre los 2 y 3 meses. Así que las que tenéis que dormir con vuestro bebé al pecho sin moveros, recordad de nuevo: todo pasa!


¿Qué trajeron consigo estos cambios?


Como os digo para mí me devolvieron la vida, aunque todavía faltaban muchas cosas, muchas de las cuales siguen faltando...

  • el coche seguía siendo una tortura china, imposible que fuese calmada, imposible que se durmiese... además por esta época empezamos a hacer viajes las 2 solas, así que fue sin duda la época más dura en este aspecto
  • paseos en fular imposible, seguía odiándolo
  • paseos en capazo (aclaración. no teníamos capazo, usábamos el maxicosi, que no me echéis la bronca, que creo que no llegaron a 10 los paseos entre los 0 y 6 meses). Alguno conseguí darle, no era el mismo infierno que de los 0 a los 2 meses, porque le interesaba ver el mundo, pero todavía tenía ínfima paciencia y el tema de comer poco y cada poco hacía que tuviese que llevar un biberón con mi leche (o ir parando cada 10 minutos a darle teta), así que más bien poco éxito...
  • bañera. esto sí que siguió una buena evolución. usamos la tummy tub hasta que no cupo en ella (algo más de 3 meses, se empujaba para ponerse de pie) y el cambio a la bañera "normal" de bebé no supuso ningún problema. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado, compártelo