lunes, 17 de febrero de 2014

Esperando a Basmati, semana 29

Este mes mis entradas del blog están siendo un poco caóticas y en gran medida es consecuencia de la revolución de horarios que me suponen las clases preparto.
Pero como no hay mal que por bien no venga, tengo que decir que me resultan muy interesantes y me ayudan a centrarme en lo que está pasando!

La primera clase que tuve fue acerca de los problemas en el tercer trimestre, cosa creo que fácil de omitir de cara a este blog, jeje, pero las 2 siguientes fueron ya sobre el parto.

Sin duda las clases me gustan porque encajan bastante con las ideas con las que vengo de casa... Quizá más respecto al cuidado del recién nacido, ya que de cara al parto yo parto del ideal de un parto natural y respetado y esto en ciertos aspectos, en mi hospital, no podrá ser.

Aspectos positivos que ofrece mi hospital:
- Contacto piel con piel con el recién nacido. Con la madre, o en caso de cesárea con el padre.
¿Por qué lo considero importante? Porque está demostrado que es altamente beneficioso tanto para la madre como para el hijo. Se produce el enamoramiento. Se regula la temperatura corporal del recién nacido mejor incluso que con una incubadora. Las bacterias del madre colonizan al pequeño empezando a ayudar a formar su sistema inmunitario. Se facilita la lactancia materna.
- La monitorización fetal no obliga a estar tumbada en cama. Es una cuestión de dolor, todo el mundo dice que tumbada boca arriba es cuando más duelen las contracciones. Además que tumbada no tienes la gravedad de tu parte...
- En la mayor parte del expulsivo tienes libertad para elegir la postura. Repito lo de la ayuda de la gravedad. Hay que tener en cuenta que con epidural esto ya no puede ser...
- Siempre y cuando el parto no se detenga (las contracciones bajen su regularidad a menos de 2 cada 10 minutos cuando antes sí la tenían) no se inyecta oxitocina

Aspectos que no ofrece:
- No hablo ya de facilidades como una bañera... (tengo que decir que sí hay pelotas de pilates y silla de partos)
- El expulsivo tiene un tiempo limitado de 3 horas, por lo que si se va a exceder este tiempo se medicaliza el parto
- El momento final del expulsivo y el alumbramiento se hacen en la silla de partos. Considero que esto aumenta el riesgo de necesitar una episiotomía... Aunque no sé si, en caso de no tener epidural sería posible terminar en la postura que has utilizado hasta el momento...

¿Cuál es mi plan?
Aguantar sin epidural y que no me pillen pariendo boca arriba ;)
Veremos si lo consigo, yo confío en mí :)

1 comentario:

  1. me parece genial tu plan ya nos contarás como va todo :D
    Te sigo besos

    ResponderEliminar

Si te ha gustado, compártelo