martes, 14 de enero de 2014

Esperando a Basmati, semana 25

El post de esta semana es un post de miedos.
No todo el mundo se atreve a decirlo, porque supongo que es inevitable sentirse culpable no disfrutando de algo tan maravilloso como haber conseguido tener un hijo en proyecto pero existen ciertos miedos.
Y no hablo del miedo a no ser buena madre, a no ser capaz, etc. que también existe... hablo de un miedo más egoísta... el miedo a renunciar a la propia vida.

Leyendo un ejemplar de Mi bebé y yo sobre la llegada del bebé... no pude evitar preguntarme...¿ realmente esto me va a hacer feliz? o al cabo de unos días estaré desesperada por haber tenido que adaptar mi vida a la de un bebé? Me arrepentiré horrores cuando vengan U2 en concierto y no pueda ir porque tengo una niña de 1 año? Realmente meterme a formar una familia cuando mi vida profesional no se parece ni lo más mínimo a lo que yo esperaba de ella no es condenarme eternamente a arrepentirme de haber tirado mi carrera?

Son preguntas que no tienen respuesta... porque Basmati sigue dentro de mi barriga, porque las madres que conozco dicen que todo esto se te olvida en el momento en que le ves la carita...
Así que dentro de 3 meses y poco intentaré localizar este post y responder a las dudas...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado, compártelo